Una mascarilla puede ser todo lo complicada que queramos, o todo lo sencilla… de lo que no hay duda es de que es una excelente forma de mantener la piel sana y paliar algunos de los problemas más comunes de la piel.

Desde una mascarilla de arcilla verde hasta la que os muestro a continuación, más elaborada, os aconsejo que las incorporéis a vuestra rutina de belleza, veréis como lo notáis enseguida…

Ingredientes:

1 cucharada de Rosa de Damasco
1 cucharada de arcilla blanca
1 cucharada de cúrcuma
1 cucharada de sidr
1 cucharada de arcilla bentonita
1 cucharada de neem en polvo
Hidrolato de rosas
Aloe vera líquido
3 gotas de aceite esencial de lavanda

 

Procedimiento:

Mezclar todos los ingredientes, (no os pongo cantidades de líquido porque pondréis la cantidad necesaria hasta formar una pasta). Aplicar una pequeña capa con movimientos circulares por toda la cara exceptuando la zona de los ojos y los labios. Esperamos a que la mascarilla seque y retiramos con agua siempre tibia.

En mis talleres siempre me preguntan por las mascarillas en caso de tener la piel seca, erróneamente se cree que solo van bien en pieles grasas. No es así, en ese caso sustituis el aloe vera por aceite de argán, oliva o alguno que os guste y veréis como se os queda la piel…

Os animo a probarla!

IMG-20150726-WA0013