mariaparadela2

La cosmética natural afortunadamente está en auge, debido a que las sustancias con origen vegetal y mineral que son utilizados en la preparación de este tipo de productos son más afines a nuestra piel y por consiguiente nos aportan una multitud de beneficios que en la cosmética convencional no se producen, más bien al contrario, muchas de las sustancias químicas son muy perjudiciales para nuestra piel e incluso para nuestra salud, llegando a ser muchas de ellas cancerígenas.

Por qué es necesaria la cosmética natural?

Son cada vez más comunes las enfermedades de la piel (dermatitis, pieles atópicas, psoriasis, eczemas…) , esto es debido principalmente por dos causas, la primera es la alimentación, está demostrado que una mala alimentación influye negativamente en el estado de nuestra piel y la supresión de algunos alimentos mejoran estos problemas y la otra causa es la cantidad de químicos que nos aplicamos diariamente en multitud de productos: pastas de dientes, geles de baño, champús ,cremas y lociones, espumas y lacas capilares, etc.

Últimamente han sido retirados del mercado infinidad de productos muy famosos y usados por ser perjudiciales para la piel, es el caso de Jhonson&Jhonson cuyo producto estrella ,el champú para bebés, contiene sustancias cancerígenas .La industria cosmética trata de maximizar más y más sus beneficios creando nuevas sustancias, cuyas materias primas deben costar, y cuestan cada vez menos. El problema es que, actualmente existen más de 6.000 componentes químicos que están permitidos, pero no controlados. Esto significa que en los productos aparecen agentes químicos que nos pueden causar, no sólo alergias o eczemas, también asma, problemas de pigmentación y hormonales, cáncer o incluso daños genéticos a futuros bebés.

Hace poco hemos visto la retirada de cremas por parte de unos grandes supermercados , por las mismas causas.

¿Qué es la piel?

De todos los órganos del cuerpo, la piel es el más versátil de todos. Es el único órgano que está directa y constantemente abierto al exterior. La piel protege de agentes externos, del calor y el frío, del aire y los elementos, de las bacterias, es impermeable, se repara y lubrica a sí misma, incluso elimina algunos residuos del cuerpo.

Como sus parientes el pelo y las uñas, refleja tanto la salud física como la mental. La piel puede avisar de enfermedades internas con cambios en su color o textura, con aparición de granos o de manchas. Proporciona el sentido del tacto, puede ser áspera o delicada, suave o arrugada, según dicten las necesidades o la edad.

Puede erizarse, salirle ampollas, producir sensación de hormigueo, picar, doler, sudar, estirarse, encogerse, sangrar y sonrojarse. La piel contribuye a la producción de vitamina D, vital para la salud de huesos y articulaciones. Controla la temperatura del cuerpo. Puede mostrar las emociones, es fuente de atracción social y sexual y denota el origen racial. “La piel de un adulto medio cubre casi dos metros cuadrados y pesa más de dos kilos y medio” La piel es tan maravillosamente autosuficiente que podemos llegar a pensar que la tenemos garantizada para siempre o que podemos abusar de ella sin problemas. Pero merece y requiere de cuidados adecuados, principalmente a medida que nos hacemos mayores.

Lo más adecuado para nuestra piel

Los extractos de las plantas y grasas vegetales son muy nutritivos y afines al manto de nuestra piel, cómo lo son los ácidos grasos, los cuales están presentes en aceites vegetales y mantecas, además de vitaminas y minerales inocuos. Gracias a esto nuestra piel asimila estos nutrientes mucho mejor, ayudando a fortalecerla y a protegerla frente a agresiones externas. Al contrario de lo que mucha gente puede pensar, la cosmética natural es muy eficaz en el efecto del envejecimiento de la piel, por sus vitaminas antioxidantes y los ácidos grasos, que hacen que se nutra en profundidad. El hecho de que en la cosmética natural no se utilicen o se utilicen lo menos posibles sustancias sintéticas, y por lo tanto tóxicas, hace que nuestra piel no envejezca de forma prematura ni sufra agresiones.

Existen cosméticos naturales con propiedades antiinflamatorias, antisépticas, cicatrizantes, sebo-reguladoras etc. las cuales han sido diseñadas con el fin de adaptarse a cada tipo de piel. Las innumerables propiedades de las plantas nos permiten corregir de forma natural las imperfecciones de la piel, por este motivo existen los cosméticos naturales. Además de sus innumerables beneficios, la cosmética ecológica es muy respetuosa con el medio ambiente y su producción se basa en principios éticos de comercio justo. Con la producción de cosmética natural no se provocan residuos químicos y  se utilizan envases reciclables, por lo que se reduce bastante el impacto medioambiental.

Para concluir

A pesar de todos los beneficios que hemos visto , hay gente que todavía se muestra reticente , ya  que piensa que los productos naturales son muchísimos más caros. Esto no es del todo cierto , hay que dejarse llevar por el sentido común, a lo que estamos acostumbrados es a comprar cremas “ de argán” por 4 euros , pero si miramos los ingredientes veremos que es todo químico  menos el agua, y que ni siquiera contienen argán si no los principios activos reconstituidos en laboratorio y en una cantidad ínfima , lo justo para ser detectado en la composición.

Un aceite de almendras o de oliva son mil veces mejores que cualquier crema comercial, los puedes aplicar en húmedo  y te mantendrá la piel perfectamente nutrida, lo mismo para la cara con aceite de jojoba, con dos gotas basta , así pues sale muchísimo más barato . Y un jabón artesanal ronda los 3-4 euros, perfectamente asequible para todos los bolsillos.