Rosa de Damasco

En Ayurveda: Taruni

La rosa de Damasco, también llamada rosa de Bulgaria, rosa de Alejandría o rosa de Turquía es una flor cultivada creada en damasco hace más de 500 años, mezcla de las variedades rosa gálica y rosa mosqueta. Una leyenda dice que el cruzado Robert de Brie la introdujo en Europa desde Siria en torno al año 1260, si fuera así (que no sabemos si es leyenda) esta especie de rosa rondaría los 800 años.

Al ser tan delicada precisa de una recolección inmediata, antes de que el capullo se abra, ya que si el sol toca los pétalos pierde propiedades. Es recolectada de madrugada,cuando el aroma está más concentrado, desde el 15 de mayo al 15 de junio por mujeres búlgaras, ya que éstas tienen las manos más delicadas que los hombres. Es el aceite esencial más caro del mundo, pudiendo llegar a costar 6000 € el litro, a cambio posee un aroma muy persistente y con una sola  gota se puede elaborar un perfume.

Tiene multitud de propiedades, en Ayurveda se utiliza vía oral como laxante suave, tónico cardiaco y antiinflamatorio. Además la mezcla de pétalos y azúcar se usa como emplasto en casos de amigdalitis. El agua de rosas es ampliamente utilizada como tónico facial, en irritaciones oculares, como colutorio en casos de aftas, y también para purificar y refrescar el ambiente.

En la piel es verdaderamente fantástica ya que posee propiedades astringentes, antiinflamatorias y regenerantes, neutraliza los radicales libres, ralentiza la evolución de la rosácea y cuperosis, controla rojeces, regula los desequilibrios de lípidos y es eficaz contra el acné por su acción bactericida.

Podemos encontrar la rosa damascena en polvo, muy asequible y con la que podremos realizar macerados acuosos, oleatos y extractos hidroglicerinados que podremos añadir a nuestros preparados y enriquecerlos. Por supuesto si teneis alambique y rosas frescas  podéis hacer un hidrolato maravilloso y cargado de principios activos.

En esta ocasión vamos a realizar un gel facial, para ello necesitaremos elaborar primero la rosa de Damasco de dos maneras:

  • Macerado acuoso: pondremos 10 de polvo de rosa en 100 gr. de agua destilada y lo tendremos durante 24 horas en frigorífico agitando periódicamente. Pasado este tiempo filtraremos muy bien con seda o filtro de café (es importante que no quede ningún resto de polvo).
  • Extracto hidroglicerinado: Mezclaremos 10 gr. de glicerina vegetal y 10 gr. de agua destilada, añadiremos 2 g. de polvo de rosa y agitaremos periódicamente. Al cabo de 14 días filtramos (si lo tenemos más tiempo no pasa nada). Este extracto nos durará mucho tiempo.

 

Una vez tengamos los dos preparados, (ya sabes, primero el extracto, a los trece días filtras y preparas el macerado acuoso que filtrarás en 24 horas) ya puedes elaborar la fórmula.

 

Será un gel calmante, ligerito, ideal para antes de tu crema habitual, ya que no necesita aclarado.

 

Gel facial calmante a las rosas

40%  Macerado acuoso de rosa de Damasco
10%  Aloe vera
43 % Agua destilada
1% Glicerina vegetal
2% Extracto rosa de Damasco
1,5% Provitamina B5
1,3% Goma xantana
0,2% Remolacha en polvo (opcional)
1% Cosgard
2 gotas absoluto de rosa (podeis sustituir por una aceite esencial de vuestra elección)