Después de tiempos pasados en los que en nuestro tocador encontrábamos  leches desmaquilladoras,  espumas y geles de limpieza y los famosos tónicos ( a menudo con mucho alcohol en su composición), llega a nuestros neceseres cada vez con más fuerza un producto limpiador, tonificante e hidratante, un 3 en 1 facilísimo de usar y que es ya para muchas de nosotras un imprescindible.

Mantiene la piel elástica, sin dejarla seca ni untuosa. Es perfecta para las más perezosas a la hora de quitarse el maquillaje o cualquier residuo del rostro. Está formada básicamente de agua y un tensioactivo suave, y puede contener infinidad de activos solubles en agua, extractos y aceites esenciales. Es un producto que podemos personalizar fácilmente según nuestro tipo de piel. Su secreto son las micelas que actúan cómo un imán para retirar la suciedad. Sin duda el producto “estrella” cuando enseñamos a hacerlo en nuestros talleres.

En este caso hemos formulado un agua micelar con propiedades  antioxidantes, enriquecida con extractos de granada y cúrcuma , un pelín de elastina y un hidrolato casero de rosa damascena que quita el “sentío” .